#BWBrasil Entre la incertidumbre y la parálisis

Aside Posted on Updated on

Brasil atraviesa uno de los momentos más delicados de los últimos 30 años con la apertura de juicio político a Dilma Rousseff que ha supuesto su salida temporal de la presidencia del país. La profunda crisis política, económica y social que vive Brasil pone en riesgo los enormes avances del segundo mercado más importante del continente americano y una de las principales economías emergentes a nivel mundial.

Son varias las problemáticas que han puesto recientemente a Brasil en el foco de los principales medios de comunicación internacionales. Rousseff se enfrentó a una tormenta perfecta de crisis política, económica, moral y social tras su ajustada victoria en las elecciones presidenciales de octubre de 2014 y el proceso de impeachment abierto contra ella ha supuesto un paso más en el autodestructivo panorama político brasileño. El 2 de agosto el Senado decidirá si Rousseff vuelve al poder, si Michel Temer continúa en el cargo, o si será necesario anticipar unas elecciones presidenciales previstas para 2018 en un escenario político volátil e imprevisible y con un complejo sistema de partidos vinculados en muchos casos a auténticas dinastías políticas., En las unidades federativas del Norte y Nordeste, pobres y subsidiadas, Rousseff cosechó más votos frente a un Oeste, Sur y Sudeste ricos y aportadores netos donde ganó el candidato del PSDB Aécio Neves. Este hecho ha alineado la fractura política del país con otra de orden territorial que ha acentuado los prejuicios hacia la población nordestina principalmente en Sao Paulo y otros estados del Sur.

La defenestración de Rousseff provocaría asimismo cambios estructurales en el rumbo de las relaciones exteriores del país, aunque dentro del equilibrio existente de que siempre ha hecho gala la diplomacia brasileña. Temer ya ha manifestado su intención de alejarse de los países del ALBA y su deseo de liberalizar aún más la economía brasileña, con unas relaciones más accesibles a los mercados de EEUU y de la UE, lo que podría suponer un duro golpe para la integración regional de MERCOSUR. En este sentido no podemos desvincular la situación en Brasil del fin de un ciclo de gobiernos de izquierdas en América Latina, como ha ocurrido en Argentina, Perú o en las elecciones parlamentarias de Venezuela.

La lucha contra la corrupción política sigue siendo una de las asignaturas pendientes de Brasil, aunque el caso Petrobas, el gran escándalo de corrupción que afecta a la principal empresa pública del país, puede cambiarlo todo. Si este caso arrinconó al ex presidente Lula, ahora puede llevarse por delante al nuevo gobierno de Temer y a una buena parte de la oligarquía política brasileña si, finalmente, la Fiscalía lleva a los tribunales al presidente del Senado, ex presidentes del gobierno, ministros o senadores.

La “esperanzadora” situación económica de Brasil (término, el de esperanza, que duró muy poco) también atraviesa un momento delicado, como resultado de una combinación de factores. A un aumento de la tasa del desempleo que se ha duplicado en apenas 2 años y que alcanzará previsiblemente el 10%, se le une altas tasas de desigualdad (la sangría de toda América Latina), un débil crecimiento de la economía (apenas alcanzará el 1%), la pérdida de competitividad exterior o un aumento sostenido de la deuda pública, que será del 75% en 2017. Sin una ambiciosa agenda de reformas económicas, a Brasil le espera una lenta recuperación para volver a ser uno de los motores de la economía latinoamericana. Y es que Brasil no aprovechó los años de bonanza de los precios de las commodities para diversificar la actividad económica o invertir en I+D, manteniendo un modelo exportador de materias primas.

El análisis de la compleja y complicada realidad social de Brasil también es necesario para entender qué está pasando en el país. A la profunda desigualdad interna, que va acrecentándose en las principales ciudades del país se une el aumento de la inseguridad. El reciente anuncio del despliegue de más de 65.000 agentes de policía y 20.000 soldados en Río de Janeiro durante la celebración de los Juegos Olímpicos y las operaciones militares que ya se están realizando en las principales favelas de la ciudad han llevado a diversas organizaciones de defensa de DD.HH. brasileñas e internacionales a denunciar la militarización de la seguridad pública, en un país con una de las tasas de homicidios más elevadas del mundo, donde sus principales ciudades encabezan el listado de ciudades más peligrosas o donde cada 72 horas son violadas 420 mujeres.

Para hablar sobre estos y otros temas hemos organizado #BWBrasil que contará con la participación de:

Anna Ayuso @AyusoAnna – Investigadora principal América Latina en el CIDOB
Fabricio Borges @carrijofabricio – Investigador del CIDOB, profesor visitante del IBEI
Flávio Carvalho @1flaviocarvalho – Sociólogo y miembro del colectivo “Amigos de la Democracia”

Marta Orsini @martaorsini – Periodista e investigadora de estudios de género

 

Y la moderación de Emilio Romero @_EmilioRB (miembro de BeersAndWorld)

Nos vemos el próximo jueves 16 de junio en la Sala Hiroshima en la calle Vila i Vilà nº61. La parada de metro más cercana es Paral.lel.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s