#BWYemen “Yemen: ‘nuevo’ foco de inestabilidad regional”

Aside Posted on Updated on

El pasado 26 de marzo Arabia Saudí, encabezando una coalición formada por 10 países, lanzó una operación militar aérea –Tormenta Decisiva– sobre Yemen. Desde ese día los bombardeos diarios son constantes. Se trata de la primera alianza militar creada bajo el paraguas de la Liga Árabe y, salvando el conato que se produjo en Bahréin con motivo de las revueltas de 2011, de la primera intervención de una coalición árabe contra otro país árabe.

La naturaleza del conflicto en Yemen va mucho más allá de la rivalidad entre Arabia Saudí e Irán, como se simplifica en algunos análisis realizados. Es un conflicto complejo de múltiples variables y realidades, donde las fichas de ajedrez se mueven al compás de intereses locales, nacionales y regionales. Es a la vez una de las manifestaciones de un proceso de fondo que está alterando el mapa geopolítico de Oriente Medio: el cambio de la estrategia estadounidense en la región. En el escenario yemení, caracterizado por lealtades de base tribal, se enfrentan las fuerzas del presidente en el exilio Hadi y los hutíes, los seguidores del ex presidente Saleh, Al-Qaeda y Daesh entre otros, cada uno con sus propios intereses y objetivos. En este contexto la mayor parte de países árabes mueve sus fichas creando alianzas efímeras. Aunque no estamos ante un conflicto nuevo, ya que la historia reciente del Yemen está plagada de episodios de violencia e inestabilidad política (guerras civiles en la década de los 60, en 1972, 1979 y 1994 y revueltas hutíes periódicas entre 2004 y 2009), el escenario abierto con los ataques liderados por Arabia Saudí otorga una nueva dimensión regional al conflicto.

Las consecuencias de estas semanas de bombardeos y enfrentamientos armados han provocado ya más de seis centenares de muertos y miles de heridos, según denuncia la OMS. La ciudad portuaria de Adén es actualmente el principal escenario de combates entre las milicias hutíes y el ejército gubernamental, que cuenta con el apoyo aéreo de la Coalición. India, en coordinación con más de 26 países, evacuó a principios de la semana pasada a la mayoría de ciudadanos extranjeros y Rusia también desplegó un plan de evacuación de sus nacionales. Se calcula que hay más de 300.000 desplazados, y ya han empezado a llegar las primeras embarcaciones con refugiados yemeníes a las costas de Somalia, Yibuti, Eritrea y Sudan. Estos gobiernos están preparando planes de contingencia ante la previsible llegada de miles de yemeníes durante las próximas semanas, especialmente si crece la escalada bélica, en una zona donde las cifras de refugiados y desplazados ya son elevadas. La crisis humanitaria también está afectando a los más de 250.000 refugiados somalíes que viven en Yemen desde hace años y la ONU ya ha solicitado una tregua para poder crear corredores humanitarios en varias zonas del país y así atender a la población civil.

Arabia Saudí se encuentra en la disyuntiva de decidir qué papel jugar en este conflicto. Iniciada una campaña militar aérea con la que no le va a ser posible alcanzar sus objetivos tiene que decidir cuál va a ser el siguiente paso. Debe mantener la coalición si no quiere ver comprometido su liderazgo regional, pero ésta cada vez muestra mayores grietas, como ha podido comprobarse estos días con la decisión de Pakistán de proclamar su neutralidad y las críticas inmediatas de alguno de los miembros de la coalición. La opción de una invasión terrestre fue puesta sobre la mesa por el gobierno saudí desde el primer momento, pero los recelos de sus aliados para aportar fuerzas militares terrestres, con los riesgos que esta acción comporta, ha debilitado esta opción. ¿Se producirá finalmente? ¿Quién participaría en la misma? ¿Cómo reaccionaría Irán? ¿Hay una salida negociada a corto plazo a este conflicto? ¿El presidente Hadi podrá recuperar el gobierno? ¿Por qué Al Qaeda y DAESH tienen presencia en Yemen y qué papel están jugando en la actualidad?

Este conflicto se produce paralelamente a la ¿resolución? de la crisis nuclear iraní tras los acuerdos alcanzados entre Irán y las potencias del Grupo 5 +1 a principios de abril con la firme oposición de Israel. El foco de la inestabilidad regional se traslada al sur, mientras la guerra en Siria e Irak se enquista. ¿Cómo encaja el conflicto en Yemen en las dinámicas regionales generadas durante estos años? ¿Qué intereses tienen los países del golfo en Yemen? ¿Y Estados Unidos?

Muchos interrogantes y demasiadas preguntas. Este jueves hablaremos con Eduard Soler y Pamela Urrutia sobre la situación en Yemen y el impacto regional de este conflicto para intentar responder a las múltiples incógnitas que nos surgen. El debate será presentado por Sergio Maydeu, miembro de Beersandworld. ¡Recordad que cambiamos de bar!

—-

Eduard Soler es coordinador de investigación en CIDOB y profesor asociado en el IBEI y la Universitat Autònoma de Barcelona. Es politólogo y Doctor en Relaciones Internacionales por la UAB. Sus áreas de trabajo incluyen las relaciones euro-mediterráneas, la evolución política en el Norte de África y Oriente Medio, y la cooperación en materia de seguridad en el Mediterráneo.

Pamela Urrutia es investigadora de la Escola de Cultura de Pau y está a cargo de la investigación sobre conflictos y crisis socio-políticas en el Magreb y Oriente Medio. Sus áreas de trabajo incluyen procesos de desplazamiento, de género y de paz forzados. Tiene una Maestría en Relaciones Internacionales (IBEI) y un Diploma de postgrado en Comunicación para la Paz y los Conflictos (UAB)

BWyemen 01

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s